Otra nueva vivencia real de la Lactancia Materna más allá de los 24 meses, esta me hizo llorar, lo reconozco ¿guerreras? ¡guerreras del amor! ¿Cuántas habrá? Yo creo que millones hoy, e infinitas en la historia de la humanidad… Gracias “Anónima” desde el corazón

“Mi hijo nació en el 2015, la verdad hasta ahora que leo y me he empapado más sobre la lactancia materna supe que, aunque por cuestiones de la vida tuve una cesárea, mi hijo debió haber sido amamantado inmediatamente por mí, en el lugar dónde nació mi hijo nunca me dijeron trata de pegártelo o de darle pecho. No, al contrario, solo me dijeron a tal hora nos marcas para traerte la nueva mamila con su leche tiene que comer cada 3 horas. Ok, yo muy puntual porque gracias a dios me fue muy bien, ni adolorida ni nada, sólo con las piernas sin poder moverlas jeje. Cuándo por fin empecé a lactar, nadie nunca me dijo cómo debía darle yo me lo ponía al pecho y sufrí por 4 meses las terribles grietas, ¡¡uff!!

A los 3 meses por no informarme y sólo escuchar las voces de familiares jeje me dio mastitits, me decían se te quitará pronto, solo ponte una garrita caliente en el pecho, con una pomadita te sobas hasta que se te caliente el pecho, te pones en la regadera y con el agua caliente te la exprimes y listo se te quitará lo tapadito del pecho y ¡¡noooooo!! Hubo un momento que ya yo podía verme una bola y la tocaba y arrasaba mi dedo y dejaba un surquito, la verdad ya me dolía, tenía miedo de que tuviera algo malo y fui a mi ginecólogo el cuál obvio me regañó y pues me dijo ¡¡tienes una mastitis terrible!! ¡¡¿cómo no te ha pasado algo más grave?!! Mañana temprano en mi consultorio para drenarte el pecho y salga todo lo que tienes ahí. Ok, al día siguiente encargue a mi hijo con mi hermana porque no quería asustar a mi madre y mi esposo me acompaño al hospital, ahí me abrieron el pecho y me sacaron la pus, me dolió terrible pero me sentí mucho mejor, lo terrible vendría después, cuando el gine me dijo, te voy a dar un medicamento pero es muy fuerte tendrás que dejar de darle pecho a tu bebe, ¿!qué!? También te daré unas pastillas que tendrás que tomar para secarte la leche, yo solo asentía con la cabeza, pero la verdad no quería.

Me fui por mi bebé a casa de mi hermana y obvio le di pecho, pero antes llore inconsolable abrazada de mi cuñado, ellos se asustaron pues pensaron que tenía algo grave, les aclaré todo y les dije: Ya no le voy a poder dar pecho, he sufrido las grietas el dolor es horrible, ahora esto y ¿para nada, para tener que dejar de darle?

Pues me hice de oídos sordos, tengo una hermana que gracias a dios es doctora y tiene amigos especialistas en pediatría, ella me dijo: primero investigo sobre ese medicamento y ya después vemos si te secas la leche, gracias a dios mi hijo tiene 28 meses y seguimos con LM yo trabajo y no le doy todo el día, pero cuando me pide claro que le doy, en ocasiones y me da pena decirlo porque no debería de hacerlo, me escondo en el baño y ahí le doy cuando esta mi esposo porque él quiere que ya no le dé.

A los pocos meses de que entró a la guardería le dio bronquiolitis, fue una semana de no salir de la casa ya recuperado le dio rotavirus pff, dejo de ganar peso (bueno de ganar mucho como debería a la edad que tenía), le mandaba lo que me podía sacar en el trabajo, pero pues en ocasiones no comía todo, en cuanto llegaba de trabajar le daba cada que quería, yo lo veía bien, pero cuando cumplió el año me dijeron en la guardería que podría estar desnutrido, la verdad me asusté porque él ya comía papillas y lo lleve al endocrinólogo, le hicieron exámenes y el niño estaba perfecto, pero sus huesitos no estaban absorbiendo los nutrientes como deberían así que está en tratamiento, me recomendaron darle más comida que pecho (por eso mi marido dice que el pecho ya no le nutre) para que engordara y pues traté de hacerlo al principio, pero mi hijo quería pecho así que yo sigo.

Ya casi no se enferma siempre ha corrido, jugado y comido bien. Claro tiene sus días de no querer comer, pero ¿¿qué niño siempre come todo??

Y pues bueno, aquí sigo queriendo que coma más, dándole su chichi cuando estoy con él, amándolo como loca, haciéndome que no escucho de quien le dice eso sabe feo, ya no tomes chichi.

Simplemente algún día él me dirá ya no, y pues ahí volveré a llorar como aquel julio en el que el doctor casi me hace no vivir la experiencia más hermosa de mi vida.

Anónima”

NOTA: La imagen no es la autora

Anuncios