Cada vez son más las parejas que deben someterse a una Fecundación In Vitro (FIV) para conseguir un hijo, la mala alimentación, la vida sedentaria, retrasar la edad para decidir tener un hijo, los químicos que nos rodean, o a saber qué es lo que está pasando y no sabemos…, el caso es que las tasas de fertilidad son cada vez menores, en algunos casos, lugares, son alarmantes. También los modelos de familia alejados de la heteronorma hacen más frecuentes el uso de estos tratamientos y para ser madres debes recurrir a ello. Sea como sea os dejo unos consejos para el momento en el que se ha hecho la transferencia del embrión.

No hay fórmulas mágicas, no hay garantías de que sea infalible, pero si que ayuda y no perjudica en ningún caso tomar algunas medidas tras la transferencia embrionaria, medidas que no son perjudiciales en ningún caso.

Cuanto más sano y equilibrado esté nuestro organismo más receptivo será a albergar una nueva vida dentro, cuidarnos genera más posibilidades de éxito.
Lo primero que debes de haber hecho es haberte cuidado durante al menos 6 meses previos como si estuvieras embarazada, no es cuestión de “venga, ahora me cuido y ya está.”, no, así no funcionan las cosas. ¿Es lo mismo plantar una buena semilla en una tierra bien aireada, con sol adecuado y buen sustrato, que en una árida, con sol de lleno sin nutrientes? Pues somos tierra… y debemos estar preparadas con bastante antelación.
Lógicamente dejar de fumar, limitar el consumo de café, cafeína en general y por supuesto el alcohol (cualquier sustancia adictiva), y si tomas algún tratamiento médico consultar su compatibilidad con una FIV o embarazo. Toda precaución antes de buscar el bebé es poca.

Reduce la ingesta de fritos, come alimentos frescos (frutas y verduras) a diario y varias veces, debes comer pescado como mínimo tres veces. Reduce el consumo de carne y la que tomes que sea hecha a la plancha, si es ecológica mejor. Evita los azúcares refinados (pasteles, bollos, etc….). El agua que no falte, ya sabes, unos 2l al día es lo recomendado, es hidratación y desintoxicación del organismo. Si eres vegetariana perfecto, pero que sea una dieta bien equilibrada, rica en proteína vegetal.

Hay quienes aconsejan tomar onagra y ácido fólico. Sin duda el ácido fólico es muy aconsejable al menos tres meses antes de quedar embarazada para prevenir la espina bífida. Expertos en salud opinan que tomar fólico durante algunos meses previos, incluso ambos miembros de la pareja, aumenta la posibilidad de embarazo.

La onagra, contiene un omega-6 que mantiene el endometrio en óptimas condiciones. De ahí viene su relación con la implantación del embrión. La onagra no se debe tomar los días de regla y debe dejar de tomarse el día de la punción.

Cuando se ha producido ya la punción

Desde el día de la punción hasta el de la transferencia dicen que beber Aquarius es beneficioso ya que las sales minerales que tiene combate el riesgo de hiperestimulación ovárica. Ayudan a hidratar el endometrio y hacen un gran favor a los ovarios que en ese momento están enormes y doloridos por exceso de trabajo. No hay ciencia que lo demuestre, pero yo le encuentro el pero a que es azucarado… Yo optaría por el agua sin lugar a dudas sin más.

La transferencia y los días post-transferencia

Lo primero hacer caso de las recomendaciones médicas como no coger mucho peso, no hacer ejercicio brusco, grandes esfuerzos, pero hay quien te manda reposo y hay quien no.

¿Reposo si o reposo no?
Los centros de mayor prestigio de España, solo aconsejan 4 horas de reposo. El espacio de tiempo en el que se produce la implantación del embrión es mínimo y saltarse las normas es echarlo todo a perder o reducir mucho el porcentaje de éxito. El útero necesita irrigación, y estar estiradas en el sofá o la cama no facilita que la sangre circule con rapidez como se necesita, si no todo lo contrario, lo hará lentamente algo que perjudicará la irrigación de útero. El embrión para implantarse necesita sangre, que es oxígeno.

Pasear

Pasear es una actividad muy recomendable y saludable, sin esfuerzo, paseando, si es en una zona verde mejor aún. Rodearse de cosas que nos hacen felices, cosas agradables también favorece. Quedar con amigos de forma sosegada, distraerte, no estar obsesionada con la implantación…Vivir la betaespera sin ansiedad es muy importante, si, es complicado, pero hay que intentarlo.

La espera
Esos diez, doce, trece… catorce días se hacen siglos… durante el tiempo que toca esperar debemos intentar no obsesionarnos, lo ideal es que busquemos ocupaciones que nos gusten, que nos sean agradables y llenen. Dedicarnos a nuestras aficiones (siempre que sean saludables, no me vale montar a caballo…) ocuparnos… Ya sé que no es fácil, que tendrás bajones, nervios… pero que no estés con ansiedad ayudará a que tengas ese éxito que deseas. Repetirnos varias veces al día, cada vez que ns salte a la cabeza que estamos esperando: que vamos a conseguirlo, hablar incluso con el embrión, decirle cuánto deseas que arraigue en ti, tu deseo de ser madre ayuda. Recuerda que estamos conectadas a ellos antes de ser conscientes de que la vida crece dentro, hay cientos de estudios que lo demuestran.

Otros cuidados durante la betaespera

La leche: hay médicos que creen que la leche es una fuente de gérmenes ante los cuales podemos estar inmunizadas nosotras pero no el embrión, otros dicen que no afecta. Ante la duda de esta afirmación ¿qué cuesta no tomarla durante esa espera de alrededor de 15 días?

La temperatura: hay médicos que afirman que si se pasa frío durante la betaespera, la sangre, al desplazarse en mayor medida hacia las extremidades para calentarnos pies y manos, puede entorpecer en la recepción de la misma en el útero. De ahí viene esa teoría de que debemos ponernos calcetines gruesos durante la betaespera, salvo que sea verano (que no vamos a pasar frío), ¿qué cuesta calentarnos los pies con unos buenos calcetines durante la betaespera?

Sobre tomar Adiro (bajo prescripción médica siempre): Hay clínicas que los prescriben, otras no… Las que si lo prescriben lo hacen porque ayuda a cicatrizar más rápido las pequeñas heridas que se hayan podido producir durante la punción o transferencia, además favorece la implantación del embrión puesto que, aclara la sangre evitando micro-trombos. El Adiro se prescribe en casos de abortos espontáneos de repetición. También hay médicos que creen que no sirve para nada, no hay investigaciones concluyentes sobre ello.

Cosas poco saludables

Los alimentos que no son frescos, los que contienen conservantes u otras substancias químicas, tales como: endulcorantes artificiales deberían ser evitados, éstos afectarán a los niveles de azúcar en sangre y al balance hormonal. Por otro lado, los alimentos con alto contenido de grasas tampoco deberían ser consumidos, pero eso en cualquier dieta saludable.

Las bebidas gaseosas, incluídas las dietéticas deberían ser evitadas, ya que las mismas contienen aspartamo o kilos de azúcar. La cafeína también debería consumirse lo mínimo o nada. La cafeína contrae los vasos sanguíneos reduciendo el flujo de sangre que se dirige hacia el útero y evita que los óvulos se adhieran a las paredes uterinas.

Los carbohidratos refinados, es decir: los panes blancos, la pasta (no integral) y el arroz (no integral) deberían consumirse lo mínimo, mejor integrales, pero es una recomendación esperes o no tener un bebé, es una alimentación saludable sin más. Los panes de masa fermentada de centeno y de harina integral son muy buenas opciones.

Sobre el consumo de carne se habla de reducirlo porque, si consumimos mucha, eleva los niveles de amoníaco presentes en el organismo, los cuales podrían inhibir la implantación de los óvulos en el útero.

Muy importante evitar el consumo de alcohol, el consumir drogas y fumar cuando estés tratando de tener un bebé ¡también después!.

No se recomienda consumir semillas de soja mientras se está tratando de tener un bebé. Las semillas de soja contienen un componente similar al estrógeno, ello podría incrementar la duración de sus ciclos menstruales; es por ello que varios investigadores han descubierto que si se consumieran 60 mgs de soja por día, se podría extender el ciclo menstrual hasta 2.5 días adicionales; disminuyendo en consecuencia la fertilidad. La soja también disminuye los niveles de dos hormonas necesarias para la ovulación: la hormona luteinizante (HL), y la hormona folículo estimulante (FSH, siglas en inglés).

Al ducharnos, durante la betaespera, deberemos cuidar de no hacerlo ni con agua muy fría ni muy caliente ya que pueden dilatar o contraer los músculos y no es aconsejable.

Pero lo más importante es llevar una vida sana por dentro y por fuera, la tranquilidad, la actividad física modera y continuada, que nos de al menos media hora al día el sol (no en las horas de mayor radiación), pasear por la naturaleza, la orilla del mar… y no vivir en tensión, casi las mismas recomendaciones que se nos hacen cuando ya estamos embarazadas, y es que buscar el embarazo consiste en comportarnos como embarazas desde antes, ojalá un año antes. Darle el mejor hogar a nuestro futuro bebé: nuestro útero, es una responsabilidad, buscando el embarazo de forma natural o mediante una técnica de reproducción asistida.

Mucho éxito a quienes pasen por esta dura experiencia, no siempre se obtiene la gran recompensa pero sin duda os lo merecéis.

Anuncios