Cuando hablamos de que deben sentarse solos como uno de los requisitos para empezar con el BLW no lo hacemos por capricho. Sentarse por si mismos, es decir que pueda hacerlo sin ayuda, es una muestra de madurez, es una forma de decirnos ¡ey, ya estoy preparado para empezar a tomar algo más que pecho (o bibe)!, sentarse solo es una señal de la madurez de su aparato digestivo, que ya está preparado para otros alimentos al margen de la Leche Materna o artificial.

Además es seguridad, comer medio acostado, de lado apoyado de cualquier manera supone un riesgo de atragantamiento ¿no podemos atragantarnos los adultos si comemos semi recostados? Pues imaginad ellos… Si se atragantan no podrán expulsar bien lo que tienen en la boca, la postura no ayudará y es un grave riesgo. ¿Qué tú lo has hecho y no pasó nada? Bueno, tuviste suerte, así que no aconsejes algo riesgoso a otra madre, la seguridad del bebé es lo primero, no el “a mi funcionismo”.

Poder sentarse ayuda en el manejo de los alimentos, si el bebé tiene que estar intentando mantenerse sentado como puede, medio apoyado, sintiendo que se cae hacia un lado u otro, y encima manejar alimentos, controlar su motricidad fina que está en su primera fase, conectar movimientos de mano/ojo/boca, no estamos facilitando la tarea, estamos limitando seriamente los beneficios del BLW, ayudando a que exista frustración y finalmente un rechazo a la hora de comer, porque deja de ser divertido para ser algo que constituye una guerra con la estabilidad de su cuerpo y la gestión de esos alimentos nuevos.

Hay quienes apoyan que con que el bebé se mantenga sentado un poco vale, yo apuesto porque se sienten solos, sin ayuda y se mantengan perfectamente sentados solos, sino, lo dicho, tendrá la tarea de mantener el equilibrio que aún es precario y el manejo de alimentos. Eso supone que tendrían al menos 8 meses, y no 6… edad en la que la mayoría de los bebés empiezan curiosamente a admitir con mayor facilitad probar algo más que el pecho o bibe ¿coincidencias?.

Muchas veces, movidas por la prisa, pensamos que no pasa nada si no se sienta solo. Los bebés dejan de serlo enseguida, corren mucho y cuando queremos darnos cuenta ya no son nuestros bebés. Respetemos su proceso madurativo, tienen toda la vida para comer otras cosas diferentes a la leche materna o artificial, una introducción de la Alimentación Complementaria inadecuada puede suponer que la hora de comer sea un proceso traumático, que se establezca una relación con la comida tóxica y que pueda afectarle el resto de su vida. Seamos respetuosos y cuidadosos en un paso que supone el comienzo de su vida de ser autónomo y autosuficiente para alimentarse, la relación con la alimentación es una constante en la vida del ser humano ¡moriríamos si no comiéramos! Así que hagamos que comer sea un placer RESPONSABLE, y divertido, apetecible, sereno, armonioso, y si es posible familiar.

Mayka Martín

Asesora de Baby-Led Weaning (BLW)

Autora del libro: Tu hijo sabe comer solo (Link)

Anuncios