Las madres de hoy están siendo bombardeadas por todo tipo de consejos conflictivos acerca de cuánto tiempo necesitan dar el pecho. Algunos dicen que es “sucio” o “raro” dar del pecho más allá de los seis o doce meses. Algunos consideran dar el pecho a niños de dos o tres años una “extensión” del dar el pecho.

La recomendación de la World Heath Organization es “hasta los dos años o más allá”, lo que es confuso. “Más allá” suena como un máximo, con un “hasta” metido en principio para satisfacer a los miembros de La Liga de la Leche que probablemente se hubieran quejado.

Cuando escribí un post titulado “Why I Still Breastfeed My 5-Year-Old” [¿Por qué sigo dándole del echo a mi hijo de cinco años?] – que dicho sea de paso continúa mamando a los seis – obtuve toda clase de reacciones.

La cuestión es que esos números y reacciones están basadas tan sólo en nuestras normas culturales, no en nuestras necesidades biológicas. Casi nadie se planea la cuestión, “¿Cuál es la edad natural de destete de acuerdo con la ciencia?”

En un análisis de metodologías para determinar la edad natural del destete en los primates y otros grandes mamíferos, la antropóloga Katherine Dettwyler intenta estimar esa edad en los humanos.

De acuerdo a los cinco o seis métodos, la edad natural para destetar entre humanos está entre los cuatro años y medio y los siete.

  1. En un estudio de 21 especies de primates no humanos (monos y simios), la descendencia fue destetada al mismo tiempo en que conseguían sus primeros molares. En los humanos eso sería de cinco años y medio y seis años.
  2. Chimpancés y gorilas alimentan a sus descendientes seis veces la duración de la gestación. Entre humanos eso sería unos cuatro años y medio.
  3. Un estudio de los primates mostró que los descendientes eran destetados cuando llegaban a una tercera parte de su peso adulto. Eso sucede en los humanos entre los cinco y los siete años.
  4. Una comparación de la edad de destete y la madurez sexual en primates no humanos sugiere una edad de destete a medio camino entre la madurez reproductiva, seis o siete años en los humanos.
  5. Los mamíferos mayores dan de mamar a sus descendientes hasta que han cuadruplicado su peso de nacimiento. En los humanos cuadruplicar el peso usualmente sucede entre los dos años y medio y los tres y medio.
  6. Estudios han demostrado que el sistema inmunitario de un niño no madura completamente hasta cerca de los seis años. Esta demostrado claramente que la leche materna desarrolla el sistema inmune y lo aumenta con anticuerpos maternos mientras la leche sigue produciéndose.

 

Notese que el único estudio que sugería un destete natural a menos de los cuatro años y medio fue un estudio de todos los grandes mamíferos, no específicamente primates. Considerando el bien documentado lazo entre dar el pecho a largo plazo y un coeficiente de inteligencia elevado, parece tener sentido que los primates, sobre todo humanos, deberían alimentar más tiempo que otros animales.

Dettwyler y otros indican que en las culturas en que a los niños se les da el pecho “tanto como quieren” rara vez se destetan por sí mismos antes de los cuatro años, sin “discusiones o traumas emocionales”.

“ La mayor parte de mi experiencia es con niños que se destetaron entre los tres y los cuatro, pero observaciones clínicas e investigación sugieren que un destete dirigido completamente por lo niños rara vez sucede antes de que el niño llegué a los cuatro”, escribe la educadora Norma Jean Bumgarner de La Liga de la Leche en su libro Mothering Your Nursing Toddler.

Desde luego muchos niños dejan de hacerlo espontáneamente antes de los cuatro, pero Bumgarner dice que hay normalmente condiciones fuera del control infantil que contribuyen a su “decisión”, como los padres forzando a tomar comida sólida y otros líquidos a los seis meses -requiriendo a veces que niños y bebes coman antes de ofrecerles el pecho-. (Brevemente cuidé a un niño de siete meses cuyo padre literalmente alimentaba a la fuerza grandes porciones de “comida infantil” antes de cada toma de pecho para aliviar a su esposa).

Algunos niños parecen menos interesados en tomar del pecho entre los nueve y los catorce meses, a medida que se hacen más movidos y otras cosas les distraen, dice Bumgarner.

“Si no quieres alimentar a un bebe, el mejor momento de destete menos dramático puede ser entre los dos y los tres años”, escribe. Si tu objetivo es un destete natural, “ese puede ser un momento de peligro en el que puedes querer asegurarte de que tu relación dándole el pecho, no se vea interrumpida o molestada.”

A menudo niños que parecen “auto-destetados” como bebes intentan volver al pecho a los tres o cuatro años, o incluso a los cinco, sobre todo si tienen un hermano menor mamando. Bumgarner nos dice que no nos preocupemos.

“No está regresando a su primera infancia, sino adoptando una conducta apropiada para su edad”.

En los meses que siguen a una decisión aparente de destetar, muchos niños encuentran problemas que les lleva a reconsiderarlo, dice Bumgarner. “ Una petición de pecho de un niño que no lo ha tomado desde hace tiempo es normalmente una petición de seguridad y aceptación. Es mucho más fácil para una personita destetarse por sí mismo si sabe que su decisión no tiene que ser final”.

Los niños normalmente se destetan cuando sus vidas son por lo demás cómodas y estables, nos dice.

“Cuando pide tomar de pecho otra vez después de tanto tiempo puedes estar segura de que ha llegado a un momento de su vida en que puede decidir mejor si puede seguir tomando un poco de pecho. Una vez supere eso, regresará al asunto del destete”.

Autora , fuente original en inglés (Aqui), traducido por Crianza con Apego Natural

Anuncios