Por fin tenemos a nuestro bebé, o bebés, en brazos, y llega el momento de ponerle al pecho. Lo ideal y necesario es que sea en el mismo paritorio, que sea un agarre espontáneo (os pongo un vídeo). Si das a luz en casa, exactamente igual, aunque, si pares en tu hogar estarás rodeada de un personal que sin duda sabrá guiarte en ese momento de forma muy cualificada cosa que no ocurre siempre en un hospital.

Agarre espontáneo:

Para tener éxito en nuestra Lactancia lo mejor es estar informadas, así que os voy a explicar en varios post cosas que creo debéis saber para estar más tranquilas y sentir que controláis mejor la situación, la situación es vuestra LM, algo entre tu hij@ y tú.

En el tercer trimestre del embarazo ya tenemos, aunque no nos demos cuenta, calostro, algunas incluso manchan el sujetador, le salen gotas. Es normal, el pecho espera a tu bebé para alimentarlo.

La Leche Materna no siempre es igual, producimos:

Calostro

Tiene un color casi dorado, suele durar entre 5 ó 7 días tras el parto. Tomar el calostro, que no olvidemos es alimento, les ayuda a evacuar el meconio (la primera caca). La cantidad de anticuerpos que posee el calostro es increíble, imprescindible y necesaria para la supervivencia del bebé. El calostro sacia, es justo lo que necesita el bebé, si el bebé llora más esos primeros días no es porque aún no te bajó la leche, ¡ya tienes leche, es el calostro! Llora más porque acaba de llegar a un mundo nuevo, le acosan millones de estímulos desconocidos, y le aterra separarse de lo único que conoce: su madre, su seno. No llora por hambre, llora porque tiene miedo, está forjando su apego…

 

Leche de transición

La leche de transición es la que empezamos a producir tras el calostro, es cuando nos da esa subida en la que despertamos y nos encontramos con el camisón mojado por primera vez… pasa en la noche porque es cuando se producen los picos de prolactina, cuando más leche producimos. Esta leche de transición tiene mayor cantidad de líquidos y de lactosa.

 

Leche madura

Es la leche que producimos ya hasta el final de la Lactancia Materna ¿cuándo aparece? En torno a los 15 ó 30 días tras el parto. Y aparece la crisis, la primera…

 

Ya sabéis que la Lactancia Materna debe ser a demanda, a demanda significa que si quiere mamar cada hora, se le da cada hora, que si quiere estar una hora la pecho, se le tiene una hora la pecho, y eso no quiere decir que no tengamos leche. Sobre todo en las crisis esto pasa y hace que la madre dude de su capacidad de amamantar y recurra a las fórmulas, no desistas, duran 5 días, 15 días, máximo un mes, pero pasan.

 

Las crisis

Las crisis no son ni más ni menos que ajustes puntuales entre la oferta y la demanda que nuestro hij@ precisa con respecto a la lactancia.

 

 

¿Cómo las detectas? Pues se ponen muy nerviosos cuando están frente al pecho, demandan mucho más, quieren estar todo el tiempo pegados al pecho como si tuvieran hambre, pueden ser horas (yo he estado 4 horas con mi hija al pecho). Esto pasa a cualquier hora del día, pero suele ser más acusado en la tarde noche. Su forma de mamar es nerviosa, como con ansiedad, aunque se suelte después de estar horas enganchado puede llorar y pedir mas. Normal que muchas madres que desconocen lo que es una crisis piense que su bebé tiene hambre y no se sacia, pero las crisis son así, tu leche es perfecta, es una crisis que puede durar de 2 a 5 días, pero algunas duran más, si persistes, si confías en ti, si te informas, si consultas a una asesora de lactancia, sabrás que no necesitas suplementar con la artificial, y que tu bebé no está pasando hambre, que esto es un proceso normal por el que pasamos todas.

 

La primera crisis

Suele ser en torno a los 17 y 20 primeros días de haber nacido, digo en torno porque hay bebés que pueden empezar a los 15 días, ya sabéis que cada niño es un mundo ¿verdad? El bebé suele haber recuperado ya su peso de nacimiento, pero su demanda aumenta considerablemente, como si tuviera hambre y el pecho no le bastase y las tomas se eternizan. A veces regurgitan leche pero a pesar de ello quieren seguir mamando.

Te ayudará un porteo ergonómico para poder hacer algo más que estar sentada amamantando. Por supuesto las visitas te pondrán nerviosa, te aconsejaran biberón, etc… evítalas. Si tienes pareja, tú tienes la tarea de alimentar a vuestro bebé, el resto se queda para él, eso que quede claro antes del parto. Si no se hacen las camas, no se hacen, tú no te agobies porque lo más importante es de lo que te estás ocupando: la Lactancia de tu bebé, y que salga el sol por donde quiera que tú estás a lo vuestro: consolidar la alimentación ideal para tu bebé.

Ya iremos hablando del resto de crisis, pero esta es importante ya que muchas mamis desistimos frente a ella por falta de apoyo e información.

Mayka Martín Asesora de Lactancia

Fotografía de la cabecera de Monet Nicole – Birthing Stories

Anuncios