Sobre crecer con la realidad sobre Papá Noel, Reyes Magos, Ratón Pérez ya hablé en otro artículo, pero no he hablado del proceso de transición por el que pasan los niños y niñas que han sido criados con la magia y la tradición (aunque educar en la realidad tiene mucha magia como conté en mi artículo). Hoy hablaremos de ese supuesto.

Me gusta que mis hijos crean en Papá Noël, los Reyes Magos, el Ratón Pérez…

Eres libre de elegir esa opción, no es maltratar a tu hijo o hija, por lo tanto es respetable, pero… nunca llegues a negar la evidencia cuando sientas que te han pillado, eso hará que desconfíe de tu palabra: si me ha mentido en esto, que para mi es tan importante, puede mentirme en otras cosas.

Llega el momento en el que tú decides contarle la verdad

Cuando llega ese momento, cuando tú crees que debes hacerlo, o que las circunstancias te obligan a ello, es un momento muy delicado. Todos recordamos el momento en el que dejamos de “creer”, ese momento en el que alguien en el cole nos dijo que los Reyes son los MaPadres, y nos hacen sentir tontos, se ríen de nuestra aún presente inocencia, nuestros sueños, duele y mucho. Pero tú sabrás enfrentar ese momento con empatía y respeto. Si, mentir no es respetuoso, pero entiendo que lo haces por darle la ilusión que tú viviste en tu infancia a tus hijos, que para ti no es mentir, es un REGALO más de esos momentos de la infancia.

Cuando lo decides tú, y no el entorno u otro niño o niña que se lo cuenta, es más fácil. Basándote en mi otro artículo y este lo tendrás fácil.

Te informas bien sobre el origen de cada festividad, de cada tradición, te sientas, se la cuentas, y les cuentas la realidad:

Te amamos tanto que quisimos que creyeras que aún existen o han existido (el Ratón Pérez es totalmente ilusión), y en esas ganas de hacerte feliz recurrimos a hacerte creer que aún viven, y viven, en la ilusión que tú tienes, y en la ilusión con la que tu madre y padre (o tu modelo familiar) hacemos esos regalos y nos esforzamos en hacer vivir la Tradición. Es por ti, porque tú eres lo más importante y creemos que debías poder soñar mientras el mundo te deje, ahora un día alguien puede decirte que te mentíamos, que nos hemos reído de ti, pero JAMÁS FUE NUESTRA INTENCIÓN, por eso ahora, antes de ello, te lo contamos nosotros, es un legado de MaPadres a hij@s, y tú decidirás cómo lo harás con los tuyos. No te mentimos, te mantuvimos la ilusión de CREER, con mucho esfuerzo y amor, y deseamos haberte hecho muy feliz durante todo ese tiempo y procuraremos que sigas siéndolo, porque nos gustaría que siguieras dejándonos hacer de Papá Noël, Reyes Magos, Ratón Pérez y todo lo que tu sueñes que siga existiendo, aunque sepas que somos nosotros, la ilusión vive en ti, en nosotros, en nuestro amor.

Cuando ha sido el entorno quien ha roto “tu magia”

Ahí es más complicado, primero se sentirá herido, traicionado, decepcionado, pero basándoos en lo anterior podréis trabajar ese momento: Mamá y Papá nunca pretendieron engañarte, nuestros MaPadres lo hicieron así con nosotros y quisimos regalaros esa ilusión, siento que te hayan hecho daño, pero no es culpa nuestra, o de una mentira (que no es mentirte, sino regalar sueños), es culpa de la persona (o quien explicó mal lo que es) que te ha roto el sueño de una manera no respetuosa (usa mucho la palabra respetuoso en tu crianza, a mi me funciona muy bien, es como una palabra sagrada para ell@s, lo es para mi…). Sentimos si te hicimos daño por no contártelo antes, quizá en eso si tengamos una responsabilidad, si sientes que te hemos defraudado, perdónanos, jamás desearíamos defraudarte y ahora te contaremos toda la realidad y es que lo hacemos para demostrar que sois lo más bonito del mundo para nosotros y para todos los adultos del mundo, esos regalos se hacen como una celebración de todos los padres por tener unos hijos tan maravillosos como vosotros@s. ¿Tienes preguntas que hacernos?

Esto, sea como sea la circunstancia, debe hacerse con ambos progenitores sentados junto a sus hijos, o hij@, mirando a los ojos, con serenidad, dejando siempre prioridad a la palabra del menor, a sus preguntas, posibles reproches, su dolor si le hirieron, qué siente, cómo acompañarle en este nuevo proceso, este nuevo paso a la edad adulta que a algunos les cuesta mucho. Vuestra empatía debe estar al 200% en este momento…

¿Qué sigo haciendo después?

Pues en mi artículo lo explico. Mantén la magia con realidad, la realidad está llena de ella. Mis hijos ya tienen su carta a los Reyes y Santa, saben quienes son desde que nacieron pero sueñan igual con ese día, saben que sus padres se esfuerzan por hacerlo mágico, a pesar de que no hay cuentos al margen de los que leemos cada día. Leemos cuentos sobre la navidad, vemos pelis sobre la Navidad juntos, y soñamos juntos con que sea verdad, pero sabemos que a veces los sueños, sueños son… ¿Y qué somos sin sueños…?

Espero haberos servido de ayuda en este proceso de transición.

Si pasas por ello, cuéntanos tu experiencia…

 

Mayka Martin

Asesora de Crianza Respetuosa

Anuncios