Ya sabéis que seguíamos con la teta, en febrero hace los 7 años, y ya puedo confirmar que se ha destetado.

¿Cómo ha sido? En el proceso ha habido alguna semana que no mamaba pero volvía a pedir de nuevo, luego otros días sin teta, luego otra vez, así hemos estado unos 5 meses. Hace dos meses que no pide, así que hemos destetado naturalmente, ella ha decidido cuando dejar de mamar, ni yo, ni las circunstancias. Todo ello ha ido unido al cambio de dientes, cuantos más dientes cambiaba más se espaciaban los tiempos en los que pedía pecho. Igualmente está más maternal que nunca, está en modo “bebés on”, juega mucho a ser mami, a colechar, a amamantar, a cuidar a sus bebés con mucho mimo, su madurez llega, empieza a pronunciarse en sus actos y juegos, en sus preguntas sobre la sexualidad, su curiosidad por ello, un proceso totalmente natural obviamente.

Así que, a quienes creen que quienes damos pecho más de dos años vamos a amamantar hasta la universidad les digo que no, que hay un proceso natural, que es su punto de madurez, que es cuando su apego se halla satisfecho mediante la lactancia y otras muchas otras cosas, pues el apego seguro no se genera solo con el pecho ¡ojalá fuera tan sencillo!

¿Cómo me siento? Por un lado me da pena la verdad, por otro también ha sido algo natural en mi, yo misma me he ido adaptando al proceso, es como si estuviéramos sincronizadas, a la par que ella se destetaba yo lo hacía… así que me siento plena, satisfecha, pero con añoranza porque la LM me ha hecho sentirme plena, la he disfrutado tanto como ella, me siento más fuerte y segura, tranquila, feliz.

Ha sido hermoso y sin duda os aconsejo que de verdad sigáis un destete respetuoso de verdad, que sea natural, que sea cuando tu hij@ lo decida pues forma parte de su proceso de madurez. Unos lo hacen antes que otros, y también más tarde siendo totalmente normal, pero la pleitud que se siente cuando ha sido todo natural, que ha fluido, se ha dado a su tiempo y con sus tiempos es inexplicable.

Así que así empezamos el año, asumiendo que un proceso más se ha cumplido empoderadamente para ella y para mi, algo muy importante para ambas.

Mi niña crece y los frutos de una crianza respetuoso empiezan a mostrarse y me siento muy satisfecha pues hay que conocerla para saber cuanto amor ha recibido porque es capaz de mostrar una ternura y empatía poco frecuentes, será su personalidad también, pero ¿sería igual si hubiera sido criada sin respeto? Sin duda no ¿no lo creéis así?

Anuncios