Mi historia comienza un 24/12/2016. Cuando nació mi bebé, tenía muy claro como me gustaría que fuera mi parto, y sobre todo tenía claro la lactancia, fui a uno de los mejores hospitales para mí, en Torrejón, y la verdad, el parto fue de película, y me atendieron muuuy bieen, todo hasta ahí fue increíble. Llegó el momento del agarre, costaba, pero se agarraba, lloraba y lloraba, pero iba bien, estuve 5 días en el hospital, porque nació bajo de peso 2,460 y perdió hasta llegar a los 2,260, así que la pediatra me dijo: hay que darle una ayuda, lo haremos con jeringa (ya que me negaba a un biberón, y lo sabían, siempre respetando quien lo use:) ). La leche parecía no subirme… nadie me apoyaba excepto 2 amigas, sinceramente fue un momento muy duro, la familia no ayudaba nada, y yo lo tenía muy claro, así que seguí, y mi pareja, pues al final me apoyó, viendo que estaba muy mal. La leche subió al quinto día, y fue un alivio… hasta que mi bebe no engordaba, y seguíamos con jeringa, cada semana al hospital a pesarle, mientras en casa con saca leches, eléctrico de farmacia, horas y horas sentada, las pediatras me apoyaron en todo momento, empezamos a ir subiendo la cantidad de 10ml a 20ml y así sucesivamente, pasaron 1, 2, 3meses…, y seguía subiendo, hasta que me dijeron, “¿conoces el relactador?” Y la verdad fue lo que me ayudó, y un gran descubrimiento, casi no se habla de él, así que yo le doy un 10.

Mientras averiguaba por todas partes, grupos de lactancia, asesoras, que pasaba con mis pechos, el pezón se quedaba arrugado y duro y con el saca leches no salía casi nada, al final llegue a la conclusión de que mi operación de aumento de pecho (fue en el 2010) y mi cicatriz hipertrófica, la cual tuvieron que abrirme 2 veces, eso era lo que impedía… así que lo acepté y seguí, con lo poco que tenía, y sabiendo que era lo mejor para mi bebe, y esos momentos que aún hoy en día son lo mejor, llego el cuarto mes, el quinto, y seguí, dije; bueno hasta los 6 mes, luego intento biberón (respetando quien lo use)  o vaso, además íbamos a empezar BLW, llego el sexto mes… y bueno, mi bebe no quería dejarlo, y yo veía que no era buena idea, no quiso biberón, no quiso vaso, así que seguí, y empezamos BLW, hace casi  14 meses y seguimos, la verdad no se el tiempo que seguiremos así…, de momento soy feliz así y veo que él también.

Contar mi historia es para ayudar a quien dude, a quien no se sienta apoyada, es un momento delicado, y decidas lo que decidas, bien hecho está, pero descubrí que es la confianza en uno mismo y en la de tu bebe, cuando algo quieres y luchas, ten por seguro que llegará… aún luchando contra viento y marea, lo tengo clarísimo y ahora lo aplico al resto de cosas en mi vida 🙂

¡Se puede! 🙂

 

Elena

Anuncios