Nos hablan siempre de la cuarentena como si con esos 40 días fueran suficientes para que el cuerpo se recupere de un embarazo, pero nosotras, las que ya somos madres sabemos que no es así, y un estudio reciente lo corrobora (que pena que tenga que venir un estudio a hacerlo).

Nuestro cuerpo pasa por una gran cantidad de cambios durante el embarazo y esos cambios se convierten en un gran desgaste después de nueve meses de gestación, y evidentemente el parto…

Dentro de nuestro vientre, el bebé toma la energía y los nutrientes necesarios para poder desarrollarse, es por eso que afirmamos que existe un gran desgaste físico y mental. Las náuseas, inflamación, cambios hormonales, etc…

Tras el parto, que es el trabajo de todo un año en apenas unas horas, según estudios, es lógico que a las madres se nos dé un periodo de reposo, y hablaban de 40 días. Es gracioso, reposo con un bebé recién nacido… pero bueno, se habla de reposo porque el cuerpo se recupere por completo del esfuerzo hecho tanto en el embarazo como en el parto.

Nuestras abuelas y madres así lo han inculcado, pero un estudio reciente sugiere que en realidad el cuerpo de una mujer tarda y necesita al menos un año completo en recuperarse totalmente del embarazo y parto.

De acuerdo al estudio desarrollado por la Universidad de Salford, en Inglaterra, la mujer debería reposar entre 9 y 12 meses después de dar a luz a cada uno de sus hijos.

“De acuerdo al estudio desarrollado por la Universidad de Salford, en Inglaterra, la mujer debería reposar entre 9 y 12 meses después de dar a luz a cada uno de sus hijos. Muchas mujeres creen que el reto más grande que tienen después de parir es perder el peso ganado o recuperarse por completo de la cesárea y no están tomando en cuenta que además de esos cambios también experimentan estrés emocional, algunas hasta depresión y generalmente esos detalles no son tomados en serio.”

Según el estudio se puede desarrollar, después del parto, una fatiga crónica, desgaste muscular, dolencias en rodillas y espalda (por la variación de peso), desnutrición, anemia, entre otros; además se le suma que si la madre amamanta a su bebé, también se produce un desgaste extra.

Actualmente se están poniendo sobre la mesa esta razones para que se modifiquen las leyes laborales en favor de la madres que también trabajan, pues algunas no pueden descansar ni tan solo los 40 días recomendados en algunos países.

Es importante por todo ello que, tras dar a luz,  te sometas a un chequeo médico para evaluar completamente el nivel de desgaste físico y mental sufrido y de esa forma determinar cuántos días de reposo precisas o si es necesario algún suplemento. La madre también requiere de cuidados, como el bebé, y la pareja debe estar plenamente implicada así mismo en esa tarea.

Anuncios