Quien suela leer esta página sabe que estoy en contra del ABUSO de las mismas, sobre todo en los menores, también en los mayores. Los mayores estamos dando muy mal ejemplo… y es el ejemplo el que arrastra a los niños y niñas en sus comportamientos y gustos.

Os voy a contar mi experiencia con mis hij@s sin pantallas hasta los 5 años

¿Cómo lo hice? Sin tener TV en el salón y sin usarla yo… y si no lo ves, y si no está, no lo reclamas… es muy sencillo. Así que se han pasado sus 5 años sin pantallas y jugando mucho al aire libre. Hoy día, con 7 años, siguen sin ver apenas la TV, porque no se han acostumbrado a ella, tienden a preferir el juego natural.

Me informé muy bien sobre el daño que producen las pantallas (os recomiendo educar en la realidad de Catherine L´ecuyer). Por ejemplo las recomendaciones de la AAP, publicadas en la revista Pediatrics en el número de noviembre de este año 2016, son muy claras.

Según un estudio de la Kaiser Family Fundation Henry J. y el Digital Media Centers (CDMC) un 43% de los niños menores de dos años ven la televisión a diario y casi uno de cada cinco (18%) ve vídeos o DVDs todos los días. Los chicos menores de seis años pasan casi dos horas al día frente a pantallas (el doble de lo recomendado), casi el mismo tiempo que pasan jugando al aire libre, y tres veces más del que pasan escuchando cuentos.

La OMS (Organización Mundial de la Salud), investigaciones en España, Estados Unidos, Canadá y Japón alertan acerca de las consecuencias de los altos niveles de consumo. Estudios recientes aseguran que los niños y jóvenes están expuestos un promedio de 4 veces más de la recomendada a estos dispositivos, con consecuencias que amenazan su salud. En algunos casos, la media de exposición a las nuevas tecnologías es de 45 horas por semana.

Nada de pantallas antes de los 18 meses

“Desde el punto de vista del desarrollo motor, un bebé primero necesita estar en brazos y a medida que va inhibiendo sus reflejos progresivamente comienza a moverse en forma espontánea y más tarde llega a ser totalmente autónomo en sus movimientos; elige qué hacer y qué no, con qué intensidad. Todo esto depende de una habilidad que se va desarrollando. Pero cuando lo atrapa la pantalla el bebé se queda quieto” 

Melina Bronfman es especialista en desarrollo infantil, crianza respetuosa y fisiológica, musicoterapeuta y eutonista

Pantallas son TV, tabletas, movil etc… su no uso pretende promover una relación sana con el medio y con las motivaciones natas de los bebés, su movimiento y desarrollo natural mediante el juego y movimiento, que el estar plantado frente a una pantalla evita, por lo tanto perjudica su desarrollo. La AAP si acepta o considera que puede haber ese contacto, si se da a través de videochats. Por ejemplo para cuando hay que comunicarse con familiares y amigos, esto no consideran que sea negativo, pero poco tiempo, pero para todo el resto de situaciones el no uso de pantallas es rotundo.

A los 18 y 24 meses

Cuando ya hemos pasado la barrera de los 18 meses la AAP considera que para aquellos padres que quieran introducir contenido digital a sus hijos (porque no es necesario verdaderamente) la recomendación es que el contenido sea de alta calidad, tanto a nivel de contenidos como de juegos, y que sea siempre en compañía de los MaPadres para ayudarlos a entender lo que están viendo. Los contenidos de calidad es que sean imágenes de poca velocidad y sanos mensajes.

“la exposición a ondas electromagnéticas provocan efectos nocivos para la salud y serían más negativos, cuando más pequeños son los niños, y otro tema son los trastornos de sueño y la hiperactividad que genera un grado alto de exposición a todos los aparatos”.  

Dr Manuel Rocca Rivarola, Jefe del servicio de Pediatría del Departamento Materno Infantil del Hospital Austral

De los 2 a los 5 años

Pasados los dos años, y hasta los cinco, según la AAP se debe limitar el uso de los medios a una hora al día de uso de todas las pantallas juntas, y los contenidos tienen que ser de alta calidad igualmente. Así mismo, los MaPadres debemos seguir acompañándolos para ayudarlos a entender lo que están viendo y aplicarlo con sensatez al mundo que les rodea. Y ya os digo que preguntan y mucho, ya que aún, con 7 años que tienen ahora sigo viendo todo con ellos y me bombardean a preguntas o debo indicarles los malos mensajes (machismo, violencia, abuso, no respetuoso, delitos etc).

A esta edad empezamos a ver pelis, usaba DVDs seleccionados, ir al cine, pero no pasan de ahí, ni siquiera ahora con 7 años. Siempre veo la TV con ellos, y voy al cine con ellos.

Los 6 años

A esta edad debemos de haber introducido un cierto sentido común en nuestros hijos e hijas, así que buscaremos un equilibrio que será fácil de mantener si hemos hecho un uso no abusivo de las pantallas. Según la AAP el uso que hagan  no debería exceder la hora diaria, pero si es media hora más, o se quiere ser más laxo en este tema que sean unos límites coherentes tanto en el tiempo que pasan delante de las pantallas como en el tipo de contenido que usan. Todo ello no debe afectar su descanso, ni mermar su actividad física o relaciones sociales.

No debemos tener la TV de fondo siempre encendida, apagarla a la hora de comer, cenar etc…  mientras estén haciendo otras actividades como hacer deberes, pintar, jugar con objetos. Y sobre todo que haya habitaciones sin pantallas, sobre todo el dormitorio.

Vivimos en la era de las pantallas, no es que sean malas, malo es su abuso o uso inadecuado. Es la forma de comunicación presente y futura, pero debe quedar claro que la vida real no es la pantalla, su contenido, no deben vivir en la pantalla…  Debemos difundir el conocimiento de su uso y abuso antes de vernos encerrados en la tecnología y sacados de la realidad y lo humano. A aprender a ser autónomos, tener buena autoestima, un desarrollo físico adecuado, amigos, juego real en la realidad y con materiales reales no se aprende en una pantalla, no jugarás al futbol, o jugarás con tu mejor amiga a ser astronautas con pantallas, y no podemos permitir que eso ocurra.

Las pantallas no son el chupete de mayor…

“Entre la casi ilimitada oferta de juguetes de todo tipo y para cada momento evolutivo, de colores, formas, texturas atractivas y estimulantes: ¿cuál sería la razón para entregarles un aparato monocolor, duro al tacto y poco higiénico a la hora de chuparlo, morderlo o tirarlo al piso”. La necesidad de que los bebés jueguen es primordial, y ese juego debe involucrar movimientos y estímulos. El sedentarismo, el poco desarrollo de la motricidad fina, las dificultades en el aprendizaje del lenguaje y el deterioro del músculo ocular, tanto como la sobre estimulación de imágenes –en detrimento de la imaginación y creatividad- son algunos de los límites que marcan los profesionales.  

licenciada en psicología Susana Sternbach

A partir de los 7 años

Entre los comportamientos que ejercen los chicos entre ocho y dieciocho años se encuentran, según el informe de la OMS “Los niños y la experiencia digital”: mirar vídeos de música, escuchar música y chatear, es decir, para divertirse en su tiempo de ocio. Las habilidades sociales y la curiosidad pueden ser potenciadas por las redes, mientras sean experimentadas en su justa medida. Un 28% visita contenidos prohibidos para su edad sin ningún tipo de control y filtro, lo que posibilita el acceso a una información y a un estímulo muy temprano. Por ello los MaPadres debemos ser responsables de ello y concienciar desde el minuto uno de vida de nuestros hijos lo bueno y lo malo de su uso y abuso, de los adecuado e inadecuado, que tengan un criterio fundado y por lo tanto no se vean atrapados en la red… tampoco tú que me lees.

Mi experiencia actual

Mis hijos ahora siguen con su hora de TV o hay días que ninguna, no la reclaman, ya he dicho que no están acostumbrados a las pantallas. Curiosean en mi ordenador, vemos algún vídeo de Youtube, todo seleccionado y siempre conmigo. Les he explicado que si pongo una foto o vídeo lo ve todo el mundo como pasa con la TV, saben que es verdad y que no es realidad. Los programas que prefieren son los de bricolaje, si Bricomanía por ejemplo, documentales de animales o volcanes, terremotos, no son los dibujos lo que más les llama, les llama lo real, quizá por la ausencia de pantallas que han tenido esos 5 años. Pero siempre prefieren jugar en el parque con amigos a una pantalla, o un juego de mesa.

Así que sobrevivir sin pantallas es posible, con un poco de sacrificio por nuestra parte, pero ¿no son ell@s lo más importante?

Anuncios