El colecho es dormir con el bebé en la misma cama, no es que se duerma en la misma habitación en su propio lecho/cuna/cama. Debe quedar claro porque hay quien aún duda de ello y lo confunde. Lo que también se cree es, que para recibir una “crianza con apego seguro” es obligatorio practicar el colecho.

La “Crianza con Apego seguro” pretende favorecer la autoestima y el cubrir las necesidades emocionales del bebé para conseguirlo es imprescindible. Podemos no hacer colecho y estar perfectamente proporcionando un “apego seguro” que es el objetivo final. Lo que no debemos hacer, es dejar de atender las necesidades del bebé, es decir, dejarle llorando, que llore hasta que se canse sin atenderlo, ello crearía un “apego inseguro” daños emocionales y psicológicos en el niñx.

¿Por qué defendemos tanto el colecho?

Por los beneficios que conlleva como lo es la prevención del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMLC) y el facilitar la lactancia materna, la conexión y apegos en la familia.

El colecho, refuerza los lazos afectivos entre padres e hijos, de la familia, igual que mantiene una temperatura corporal adecuada en el bebé y sincroniza el sueño entre la madre y el hijo, entre otros beneficios.

Por ello promovemos tanto el colecho, no porque sea imprescindible para obtener un “apego seguro”.

Los peros

No se recomienda realizar colecho con bebés prematuros, debido a la pequeña estructura física del bebé aporta un riesgo de aplastamiento. Si que recomendamos el Programa Mamá Canguro, no confundirlo con el colecho, que es donde el contacto piel a piel, los latidos del corazón de la madre, sus movimientos y el sonido de su voz estimulan al bebé, son dos cosas distintas. Es llevar piel con piel el bebé siempre encima. Si la madre o padre están dormidos con un bebé prematuro y no están alerta para identificar algún signo de alarma en su bebé, no serían conscientes, al margen de, como dije antes, involuntariamente poder asfixiarlo, ya que son bebés muy pequeños.

El colecho tampoco es recomendable cuando en los padres existe la obesidad mórbida, cuando uno o ambos padres son fumadores, o se encuentran bajo sedación o efectos de medicación, o si han ingerido drogas o alcohol que son situaciones que comprometan el estado de alerta o reflejos de los MaPadres.

Otras contraindicaciones es cuidar de que, si hay un hermanx en la misma cama no esté pegado al bebé ya que no están lo suficientemente alerta para que no haya riesgos, igual sucede con animales. Hay que evitar usar almohadones pesados o edredones-colchas, objetos de peluche, que el colchón sea muy blando, el excesivo abrigo…

Y ¿en qué posición debe dormir?

Actualmente se recomienda, por parte de los organismos internacionales de salud infantil, que duerma boca arriba, es la posición que se recomienda para evitar el SMLS del lactante, además es más fácil tomarlo en brazos y que tenga acceso a al pecho de su madre para alimentarse.

¿Y la pareja?

La participación del padre/pareja en el colecho es favorable, ya que se promueve la integración familiar, el apego seguro con él/ella, y se brindan los beneficios del contacto piel con piel, así como la estimulación táctil y auditiva. Digamos que une más a la familia.

Así que lo ideal es practicar el colecho, además porque la naturaleza del bebé es la de dormir acompañado, pero no te sientas culpable si en tu caso no es posible o decides que simplemente que no.

Mayka Martín Asesora de Lactancia, de Baby-Led Weaning -BLW-  (autora del libro “Tu hijo sabe comer solo”, asesora de crianza respetuosa y acompañamiento MaPaternal.

Anuncios