Las humildes hojas de col son un buen aliado para algunos problemas que pueden surgir durante la Lactancia Materna pues tienen propiedades antiinflamatorias que ejercerán un efecto calmante sobre el pecho con mastitis o ingurgitados.

¿Cómo las uso?

Primero pon algunas hojas de col en la nevera después de lavarlas bien. Déjalas que enfríen durante una hora aproximadamente.

Antes de ponerlas, pasa un rodillo sobre las hojas que vas a usar.

Luego, ponte en un lugar que estés cómoda; coloca una de las hojas en el pecho o los dos pechos afectados. Cuando sientas que se calienta la hoja, cámbiala por una fría y repite este proceso dos o tres veces al día hasta que notes mejoría.

Las hojas las puedes poner debajo del sostén, entre el seno y el sujetador, salir a la calle sin problema. También es bueno tener el pecho al aire ante problemas con los senos recuérdalo.

Especial cuidado con el sujetador, que sea tu talla, que no apriete y no tenga aros de metal, que circule bien la sangre.

Tras su uso notarás que disminuye la congestión y se calma el dolor por los conductos obstruidos.

Esto es un pequeño truco natural para aliviar, recuerda que, ante una mastitis debes acudir a una Asesora de lactancia o pediatra informado sobre LM para completar el tratamiento.

 

Mayka Martín Asesora de Lactancia, de Baby-Led Weaning -BLW-  (autora del libro “Tu hijo sabe comer solo”, asesora de crianza respetuosa y acompañamiento MaPaternal.

Anuncios