Los bebés y niñ@s se suelen meter todo en la boca, pero… ¿por qué?
Los bebés empiezan con el chupeteo, a meterse cosas en la boca desde antes de nacer. En el útero muchos de ellos ya se chupan el dedo. Tras su nacimiento, siguen con el pezón materno, chupetes o la tetina del biberón. Meses después, descubren sus manos, pies, el puño, la ropa… así como todo a su alrededor. De este modo van aprendiendo a distinguir texturas, formas, sensaciones y sabores…

 
Un mundo por descubrir
Cuando el bebé se mete algo en la boca, usa las encías para morderlo, lo chupa y lo mueve con la lengua. De este modo realiza el reconocimiento del objeto en profundidad. Al mismo tiempo ello le tranquiliza y lo calma ya que succiona, ya sabemos que la succión relaja.
 
¿Qué debemos hacer los MaPadres?
Los mapadres no deben prohibirlo porque está descubriendo nuevas sensaciones y aprendizajes.
Lo que sí debemos hacer es vigilar, cuidar que todo lo que rodee sea adecuado a su insaciable curiosidad bucal. Mantener el entorno seguro, además, evitará el tener que negarle cosas que vea y desee explorar vocalmente y sea riesgoso, evitando problemas.
El entorno del bebé, desde su nacimiento, debe ser seguro, sin objetos o cosas con lo que él pueda hacerse daño o atragantarse, no olvidemos la higiene, pero sin excesos ya que fortalece su su sistema inmunológico…
Mayka Martín Asesora de Lactancia, de Baby-Led Weaning -BLW-  (autora del libro “Tu hijo sabe comer solo”, asesora de crianza respetuosa y acompañamiento MaPaternal.
Anuncios