El término “edad materna avanzada” es algo que probablemente todos hemos escuchado en un momento u otro. Si esperó hasta los 30 años para formar una familia, es posible que incluso lo haya notado en su archivo en el consultorio de su médico o en el hospital. Nos han dicho que tener bebés después de los 35 años es “esperar demasiado”, que somos demasiado viejos, que sería peligroso o arriesgado. Pero cada vez más mujeres están postergando la maternidad hasta que están en una relación segura, financieramente estable o feliz en sus carreras.

¡Así que estamos viendo más y más madres de cierta edad en estos días! Carrie Underwood anunció recientemente un embarazo a la edad de 35 años, ¡y la actriz Brigitte Nielson se convirtió en madre por quinta vez a la edad de 55 años! Ciertamente, es normal preocuparse por tener un bebé en los últimos 30 o 40 años (o en cualquier momento, ¡es bastante aterrador!), Pero hablando médicamente, tener un bebé después de los 35 no es tan inusual, y para algunas mujeres no lo es. No es aún más difícil. La ciencia finalmente está llegando al hecho de que ser de edad materna avanzada no es necesariamente un obstáculo, y de hecho puede ser beneficioso.

El Centro Nacional de Estadísticas de Salud dice que el grupo de mujeres de más rápido crecimiento que tiene hijos tiene más de 40 años, ¡lo que es un gran salto desde hace un par de décadas! Las mujeres de 30 y 40 años son generalmente lo suficientemente saludables como para concebir de forma natural, pero incluso si no pueden por algún motivo, la ciencia reproductiva ha avanzado mucho. Tenemos tantas opciones ahora, como la FIV y los óvulos de las donantes.

Si necesitabas más razones para no dejar de ser madre, ¡algunas de las ciencias recientes pueden ser suficientes para convencerte! Un estudio en curso llamado New England Centenarian Study ha encontrado que tener un bebé más tarde en la vida puede ayudarlo a vivir más tiempo. Un documento de investigación titulado Sentirse viejo o ser viejo: las asociaciones entre la edad que se percibe a sí mismo y la mortalidad encontraron que tener un bebé cuando seas mayor puede ayudarte a llevar una vida más feliz y despreocupada. De hecho, las investigaciones muestran que los padres mayores tienden a ser más felices en general.

Finalmente, otro estudio descubrió que tener un bebé después de los 35 años puede hacerte más inteligente y mejorar tu memoria, tus habilidades para resolver problemas y el razonamiento mental.

Si te acercas poco a poco a los 35-40 y aún no tienes una familia, pero quieres hacerlo, ¡trata de no preocuparte tanto! Tener un bebé antes de estar listo puede hacer que la experiencia sea menos que ideal. Y resulta que tener bebés a una edad materna avanzada puede ser incluso beneficioso.

Por JAYME KENNEDY en PARENTING

Traducido por Mayka Martín

Anuncios