Muchas madres (y padres) se preocupan mucho cuando sus bebés despiertan en la noche y hacen muchas tomas, o lo que ell@s consideran muchas. Entender la naturaleza mamífera es importante, así como las bondades de la Lactancia Materna y sus tiempos.

Quiero reducir las tomas nocturnas, es que no me deja dormir… pero debemos anteponer las necesidades básicas de nuestros bebés que demandarán tanto poco tiempo realmente, para dormir toda la noche tenemos muchos años, para criar a nuestros bebés muy pocos…

Recuerdo que, con mis gemelos, nunca dormí más de una hora seguida hasta que cumplieron los 4 años y medio… era una zombi, siendo madre sola aún era más duro, pues el poco tiempo que tenía en el día no podía aprovecharlo para dormir, debía atender mi trabajo en casa y para fuera de casa. Pero ahora, que tienen casi los 8 años, dormimos 12 horas seguidas, todo pasa si os dais cuenta.

Cuando me hice asesora de lactancia entendí por qué mis hij@s reclamaban más el pecho en la noche que en el día, y ahora os traslado esos beneficios para que os replanteéis quitar las tomas nocturnas o reducirlas, es decir, que en la noche no exista la Lactancia Materna a libre demanda.

Durante la noche:

El estómago del recién nacido tiene una capacidad de 20 ml de líquido. La leche materna se digiere en menos de una hora, por eso demandan con tanta frecuencia, no es que tu leche no le alimente. Es común que los bebés recién nacidos tengan hambre cada dos horas, o incluso una, es NORMAL. Las tomas frecuentes hacen que tu producción de leche aumente y se vaya acomodando a las necesidades particulares de tu bebé.

La cantidad de leche que toman los bebés por la noche es fundamental porque, a la hora de contar el consumo total de leche materna en 24 horas, sabremos si se está alimentando lo suficiente. Hay investigaciones que muestran que el 64% de los bebés amamantados que tienen entre 1 y 6 meses y se alimentan de una a cuatro veces entre las 10 pm y las 4 am y que en este periodo consumen un 20% del total que se debe ingerir de leche materna en 24 horas.

Ser amamantado durante la noche ayuda a que duerman mejor, ello contribuye a regular el reloj biológico del bebé. La LM contiene un aminoácido que el cuerpo del bebé usa para fabricar melatonina, la hormona que induce y regula el sueño. Este aminoácido llamado Triptófano se eleva y se disminuye de acuerdo con el reloj biológico de la madre.

Las tomas nocturnas protegen contra el riesgo de muerte súbita por una serie de factores: la cercanía de mamá que ayuda a detectar señales de alerta; las propiedades de la LM desarrollan la coordinación tragar y respirar en los bebés; la leche materna produce menos reflujo. Así que son muchos los argumentos en favor de disminuir la muerte súbita que tanto miedo nos da a tod@s.

Eso no es todo, se ha comprobado que las madres que amamantan en la noche duermen un promedio de 45 minutos más que las mamás que dan leche artificial. Algo es algo ¿no?…

Amamantar a tu bebé es hermoso aparte de beneficioso, durante el día y la noche, aprende a disfrutarlo concienciándote. La LM es lo mejor que puedes darle a tu bebé junto a un amor respetuoso y saludable.

Mayka Martín Asesora de Lactancia, de Baby-Led Weaning -BLW-  (autora del libro “Tu hijo sabe comer solo”, asesora de crianza respetuosa y acompañamiento MaPaternal.

Anuncios