Las recomendaciones médicas de todas las organizaciones de salud infantil recalcan que no se consuma nada más que Leche Materna o artificial, en casos necesarios, antes de los seis meses de edad. Recordemos que las leches artificiales suelen contener azúcares, pues la ingesta de azúcares antes de los seis meses de edad aumenta el riesgo de padecer obesidad y malnutrición en la etapa adulta, afirmó la doctora Jennifer Mier Cabrera, adscrita al Departamento de Nutrición y Bioprogramación del Instituto Nacional de Perinatología (INPer, México).

Mier Cabrera detalló que anticipar la alimentación complementaria que debe recibir un menor después de los seis meses de edad, incrementa la mortalidad por enfermedades crónico-degenerativas al ser adultos.

El estudio cohorte “OBESO-Origen bioquímico y epigenético de la obesidad”, realizado por el INPer a 92 niños, arroja un resultado de que el 50% de ellos comenzó la ingesta de azúcares antes de los seis meses de edad, lo que aumenta el riesgo de que padezcan obesidad y malnutrición en la etapa adulta.

La doctora advirtió que no se deben dar alimentos con azúcares añadidos, por lo menos los dos primeros años de vida, porque aumenta la posibilidad de tener sobrepeso o grasa abdominal.