Se me parte el corazón leer -o ver- en los medios, que se están encontrando a nuestros ancianos muertos y el resto sin atender, conviviendo con esos cuerpos sin vida otrora amigos y compañeros, sintiendo ya no solo la muerte, sino el abandono, el olvido, el desamor, la infravaloración, hasta el desprecio por su existencia, que son un estorbo y un gasto social porque no producen ya para la cadena asfixiante del capital.

Este maldito virus nos está robando la memoria, los abuelos son la memoria del pueblo, la real, no la de los políticos y famosos escritores e historiadores politizados. Los mayores son imprescindibles en la crianza, dan confianza, lección de vida, amor incondicional, de ahí que algun@s los queramos casi más que a nuestras propias madres ¿quién no ama a sus abuelitos? Yo me atrevo a decir que los individualistas sin corazón que ha generado la mala educación que se imparte socialmente hacia ell@s, ¿Quiénes piensan en ellos en los medios? Las funerarias o seguros de vida, dentaduras postizas, audífonos… nada explica su valor,no hay reconocimiento, solo son un grupo de compra que estorba, que estorba tanto como los niñ@s, pero ellos más porque cobran del estado UN DINERO QUE ELL@S han ido generando con su trabajo durante años, no nos quitan nada ni al estado ni a la sociedad, no son una carga, son EL MOTOR que ha hecho posible el presente y la existencia de tradiciones, cultura popular, amor al sentir de pueblo y patria, porque ellos son la patria, la de verdad, son políticos que enfrenten, sin zánganos explotadores del sudor ajeno.

Según psicólogas infantiles como Rosa Jové el trato con los mayores dan equilibro a los niñ@s y aprenden, con ellos, a valorar más el sentir de familia  fortalece el apego seguro.

Estamos viviendo a costa de su hucha, de sus ahorros de sus pensiones y en algunos casos directamente metidos en su casa cuando el capitalismo aprieta y te desahucia de una u otra forma, ell@s siempre tienen sus ahorrillos físicos para ayudarnos, o un plato caliente en sus mesas hasta que nos faltan, cuando nos falten nos daremos cuenta del valor de nuestros abuelos, pero será demasiado tarde, mientras tú parasitas de su sudor y tu forma de vida presente tan cómoda, tan diferente a lo que fue la suya, de sus luchas, de los derechos que disfrutamos dejándoles morir solos o sin protegerlos simplemente quedándonos en casa y preocupándonos de cómo están con una simple llamada o vídeo llamada, gastamos mejor los megas en el WhatsApp que en un pequeño gesto de amor merecido a nuestros ancianos. Somos la peor generación, no dejes que tu hij@ aprenda esa lección, el día de mañana tú serás el anciano y te arrepentirás, será tarde, YA ES TARDE, eduquemos en una sociedad que valore no solo a los niñ@s, también a nuestros ancianos, sean tu abuel@ o no, volvamos a ayudarles a llevar la bolsa, a subir la escalera, a cruzar…. El móvil y nuestra vida acomodada jamás daría su vida por ti, ellos sin duda la han dado y mirad como se lo estamos pagando.
#MaykaMartin